Calibri, la famosa fuente de Word, ha sido clave para desenmascarar un escándalo político.

La fuente oficial de Microsoft, Calibri, ha ayudado a destapar un escándalo de corrupción e incluso puede llegar a derrocar el gobierno en Pakistán. En este artículo te contaremos toda la historia y porqué ha sido clave la ahora llamada #fontgate.

¿A quién afecta?

La historia comienza con los Papeles de Panamá, si aquellos que destaparon a tantos defraudadores. En este caso hablaremos sobre Nawaz Sharif, actual primer ministro de Pakistán, y su hija Maryam Nawaz Sharif.

Sharif es la tercera vez que es ministro y sus anteriores mandatos fueron clausurados con dos alertas de golpe de Estado. El primero no llegó a suceder, pero el segundo tras las alarmas nucleares provenientes de India le obligó a exiliarse en Arabia Saudita.

Con este sospechoso historial y los Papeles de Panamá el ministro no gozaba de gran carisma, pero este último escándalo es el que le puede obligar a dimitir de una forma definitiva.

El papel de Calibri

Acusado varias veces de defraudación, una comisión especial ha encontrado falsificados unos documentos para ocultar propiedades en el extranjero.

La justicia ha comunicado que los documentos se encuentran redactados con la fuente Calibri en el año 2006. Sin embargo, esta fuente no se presentó de forma oficial para todos los usuarios hasta el año 2007.

Aun así Microsoft contaba con la fuente Calibri desde el año 2005, pudiéndose descargar por separado; y desde el año 2004 con un prelanzamiento de Windows. De esta forma la acusación podría quedar anulada, pero quien utilizaría una fuente completamente desconocida en un documento con valor oficial. Las redes han bautizado a este escándalo político con el nombre de #fontgate, parodiando al famoso escándalo Watergate de Nixon.

Aquí dejamos algunos de los mejores Tweets que hemos encontrado acerca de esta curiosa anécdota:

Carlos Vicente

Desarrollador y diseñador de software. Amante de los videojuegos y de la tecnología en general.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *