Xbox One X, la nueva consola de Microsoft que llegará el 7 de Noviembre

Después de meses de especulaciones, Microsoft ha revelado al mundo su esperado y misterioso “Project Scorpio”, bajo el nombre oficial de Xbox One X.  Esta nueva consola se centra en el rendimiento puro y duro, con su premisa de dar el salto al 4K en consolas (algo que Sony ha conseguido, a medias, con su PS4 Pro). Con soporte nativo de resolución 4K, HDR, 12 GB GDDR5, reproductor BlueRay 4K, Dolby Atmos y retrocompatibillidad con todos los títulos de Xbox One, esta nueva máquina de Microsoft se proclama como la consola más potente jamás creada.

La retrocompatibilidad de esta nueva Xbox One X no se centra sólo en los juegos, si no que además, todos los accesorios originales de Xbox One será compatibles con esta nueva consola. Microsoft ha centrado su nueva bestia en la resolución 4K, aunque no ha querido olvidarse de esos jugadores que aún no han dado el salto a esta resolución, alegando que la One X utilizará unas avanzadas técnicas de super sampling que harán que los juegos nuevos se vean aún mejor en los paneles con resolución 1080p.

 

La consola más potente jamás creada

La Xbox One X traerá en su interior una GPU con 6 teraflops de potencia gráfica, sobrepasando a su rival directo, la PS4 Pro con 4,2 teraflops. Microsoft ha apostado por una GPU modificada de la plataforma “Scorpio”, que correrá a una velocidad de 1172 MHz, lo que supone una importante mejora especto a la Xbox One original, que contaba con 853 Mhz. A esto se le suma un reproductor 4K BlueRay, para disfrutar de nuestras películas en resolución Ultra HD, junto a una unidad de almacenamiento de 1 TB.

Microsoft ha prometido que todos los juegos originales de Xbox One correrán de forma nativa a resolución 4K en la nueva Xbox One X, y los existentes mediante retrocompatibilidad de Xbox 360, tendrán un gran incremento en el rendimiento (mayor tasa de refresco, por ejemplo).

El diseño es otro de los puntos claves de esta nueva Xbox One X, siendo esta la Xbox más pequeña jamás creada hasta la fecha. Su diseño exterior es muy parecido a lo visto en la Xbox One S, aunque con algunos cambios. Dónde esta consola es totalmente diferente, es en su interior, el cuál ha sido rediseñado por completo para adaptarse al nuevo hardware. Microsoft ha prestado especial atención en la refrigeración de la consola, la cual vendrá con una cámara de refrigeración líquida evaporada, que enfriará los componentes con una mayor eficiencia. Esta tecnología la habíamos visto hasta ahora sólo en tarjetas gráficas de alta gama, como la GTX 1080, lo que nos puede hacer un idea de que Microsoft lo ha apostado todo con su nueva creación.

Microsoft no ha dicho nada se si existirán futuras versiones con mayor almacenamiento, por ahora sólo tendremos una opción, 1TB.

Uno de los primeros títulos en aprovechar la potencia de Xbox One X va a ser el recién anunciado Forza Motorsport 7, el cuál correrá a una resolución nativa 4K y a 60 fps. Aquí os dejamos el tráiler presentado ayer en el E3, en el que vemos como la consola se desenvuelve en este nuevo título de la saga.

 

Microsoft ha puesto mucho énfasis en los títulos que acompañarán a la Xbox One X.  En concreto, ha anunciado 22 “títulos de lanzamiento exclusivos”. La mayor parte del evento de Microsoft se centró en los juegos, con títulos cómo “Metro Exodus”, que pinta increíble o lo nuevo de EA, “Anthem”, así como lo último de la saga Assassin’s creed, “Assassin’s creed Origin”.

La nueva Xbox One X se lanzará de manera global el próximo 7 de Noviembre, a un precio de 499€.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *